Corrupto comenz? a planificar su fuga en 2007, pero cometi? una equivocaci?n.

05.02.2014

Globo.com

Pizzolato olvidó que en Argentina los viajeros necesitan dejar sus huellas digitales

Chico de Gois
chico.gois@bsb.oglobo.com.br

05/02/2014

-BRASILIA-
Fue una fuga calculada de forma milimétrica, pero que pecó justamente al no predecir un detalle esencial. El plan de Henrique Pizzolato para abandonar el país y escapar de la prisión comenzó en 2007, año en que el Supremo Tribunal Federal aceptó la denuncia de la Procuración General de la República contra políticos corruptos.

En ese momento, se dio cuenta de que la probabilidad de permanecer tras las rejas era grande. Y trató de poner en práctica un plan que le permitiera salir del país sin ser descubierto. La ejecución de la fuga fue en septiembre del año pasado, una semana después de que el Supremo Tribunal Federal había negado los embargos que infringían su caso. Como no había nadie más a quien recurrir, abandonó el país.

Para llevar a cabo su plan, Pizzolato usó el nombre de su hermano Celso, que falleció en abril de 1978 a los 24 años en un accidente de automóvil. Creó una nueva identidad, una constancia electoral y un pasaporte a nombre de su hermano. En el sitio web del Tribunal Superior Electoral, por ejemplo, figura que Celso se encuentra en situación regular - lo que significa que él habría votado o pagado las multas por no haber concurrido a las urnas.

El detalle que Pizzolato no tuvo en cuenta para su plan de escape fue el uso de las huellas dactilares. Se olvidó de que en Argentina, todos los pasajeros están obligados a registrar sus huellas digitales en la entrada y salida del país, además de una foto. La Policía Federal solicitó una copia del registro de salida de la Argentina de Celso Pizzolato y, con el documento, llegó a la conclusión de que se trataba, en realidad, de Henrique Pizzolato.

Después de asegurarse de que él había tomado una identidad falsa, la Policía Federal incluyó el nombre de Celso Pizzolato en la lista roja de la Interpol. 

La Policía Federal fue tras Celso después de obtener la información que este había solicitado el año pasado, la alteración de su estado italiano, que pasó de ser residente en el extranjero a residente en Italia. A partir de ahí, la Policía Federal pidió la planilla del documento de identidad de Celso a la Secretaría de Seguridad Pública de Santa Catarina y lo comparó con el documento de Henrique, emitido en San Pablo.

Una evaluación técnica comprobó que las huellas digitales eran idénticas.


UN LARGO PREPARATIVO

En España
Los documentos muestran que Henrique Pizzolato comenzó a preparar la fuga en 2007. Al lado, la confirmación de que él había pedido a España, en 2010, su permanencia en el país.

En Brasil
El documento indica que Celso Pizzolato, fallecido en 1978, aún hoy sigue figurando en situación regular en el registro del Tribunal Superior Electoral.
En 2007, realizó un prontuario en la Secretaría de Seguridad de Paraná y, en 2008, pidió el pasaporte a la Policía Federal.
 

• Link

Volver